La Memoria - Etapas - Word

Archivado en:

Historia

El psicólogo William James (1890) fue el primero en hacer una distinción formal entre memoria primaria y memoria secundaria (memoria a corto y memoria a largo plazo, respectivamente).7 Esta distinción reside en el centro del influyente modelo de almacenamiento múltiple de Atkinson y Schiffrin (1968). 

En general, se considera que Herman Ebbinghaus (1885) fue el pionero en el estudio experimental de la memoria, al haberse utilizado a sí mismo para estudiar fenómenos básicos tales como las curvas de aprendizaje y del olvido e inventar sílabas sin sentido para dicho propósito.

Definición

La memoria es una función del cerebro y, a la vez, un fenómeno de la mente que permite al organismo codificar, almacenar y recuperar la información del pasado .Surge como resultado de las conexiones sinápticas repetitivas entre las neuronas, lo que crea redes neuronales (la llamada potenciación a largo plazo).

La memoria permite retener experiencias pasadas y, según el alcance temporal, se clasifica convencionalmente en: memoria a corto plazo (consecuencia de la simple excitación de la sinapsis para reforzarla o sensibilizarla transitoriamente), memoria a mediano plazo y memoria a largo plazo (consecuencia de un reforzamiento permanente de la sinapsis gracias a la activación de ciertos genes y a la síntesis de las proteínas correspondientes). El hipocampo es la parte del cerebro relacionada a la memoria y aprendizaje. Un ejemplo que sustenta lo antes mencionado es la enfermedad de Alzheimer que ataca las neuronas del hipocampo lo que causa que la persona vaya perdiendo memoria y recuerde en muchas ocasiones ni a sus familiares.

El estudio de la memoria suele centrarse sobre todo en los homínidos, puesto que estos presentan la estructura cerebral más compleja de la escala evolutiva. No obstante, el estudio de la memoria en otras especies también es importante, no sólo para hallar diferencias neuroanatomícas y funcionales, sino también para descubrir semejanzas. 

Los estudios con animales suelen realizarse también para descubrir la evolución de las capacidades amnésicas y para experimentos donde no es posible, por ética, trabajar con seres humanos. De hecho, los animales con un sistema nervioso simple tienen la capacidad de adquirir conocimiento sobre el mundo, y crear recuerdos. Por supuesto, esta capacidad alcanza su máxima expresión en los seres humanos.

El cerebro humano de un individuo adulto estándar contiene unos 100.000 millones de neuronas y unos 100 billones de interconexiones (sinapsis) entre éstas.  Según Carl Sagan, tenemos la capacidad de almacenar en nuestra mente información equivalente a la de 10 billones de páginas de enciclopedia.

No existe un único lugar físico para la memoria en nuestro cerebro. La memoria está diseminada por distintas localizaciones especializadas. Mientras en algunas regiones del córtex temporal están almacenados los recuerdos de nuestra más tierna infancia, el significado de las palabras se guarda en la región central del hemisferio derecho y los datos de aprendizaje en el córtex parieto-temporal. Los lóbulos frontales se dedican a organizar la percepción y el pensamiento. Muchos de nuestros automatismos están almacenados en el cerebelo.

Los primeros estudios sobre la memoria comenzaron en el campo de la filosofía, e incluían las técnicas para mejorar la memoria. A finales del siglo XIX y principios del XX, la memoria pasó a ser el paradigma por excelencia de la psicología cognitiva. En las últimas décadas se ha convertido en uno de los principales pilares de una rama de la ciencia conocida como neurociencia cognitiva, un nexo interdisciplinario entre la psicología cognitiva y la neurociencia.

Etapas

Fijación. A cada momento estamos en permanente contacto con muchos eventos de nuestro entorno, asi por ejemplo, si entramos en una librería, captamos y registramos diversos tipos de información, vemos los títulos y colores de los libros y revistas, escuchamos sonidos y ruidos, etc. Todo ello lo captamos y pasa a formar parte de nuestra experiencia. Esta es pues, la primera etapa de la memoria, la llamada fijación que consiste en el permanente registro o entrada de la información y experiencias vividas.

Conservación.Si preguntamos a un estudiante ¿Quién escribió los siete ensayos de interpretación de 
la realidad peruana? Enseguida responderán que fue el amauta José Carlos Mariátegui ¿Cómo es que existe en esa persona ese dato?... ello se debe al proceso de retención y consolidación de información y experiencias vividas llamada conservación.

Según el tiempo de conservación, tenemos tres niveles de almacenamiento de información: almacenamiento sensorial, almacenamiento a corto plazo y a largo plazo.

Evocación. La información que existe ya en nosotros, almacena muchas de nuestras vivencias; pero de un momento a otro, ya sea de manera espontánea o mediante un esfuerzo voluntario. Necesitamos traer a la conciencia toda esa información, y cuando sucede tal hecho, entonces decimos que estamos evocando. Este proceso por el cual reproducimos, de manera parcial o total, una experiencia o información se llama evocación. Puede ser: VOLUNTARIA O INVOLUNTARIA

Reconocimiento. Estamos evocando datos y experiencias vividas, pero ¿Cómo saber que todo este material recordado nos pertenece? Para tal efecto requerimos de un proceso llamado reconocimiento, que consiste en darnos cuenta que el contenido que aparece en nuestra conciencia pertenece a nuestro pasado. Pero, para lograr precisión en la evocación y reconocimiento tenemos que ubicar el recuerdo en el tiempo y en el espacio.

Localización. Consiste en ubicar el recuerdo en el espacio y en el tiempo.

Tipos de Memoria

A. Memoria sensorial

Es la capacidad de registrar información a través de los sentidos. Este mecanismo de la memoria tiene una gran capacidad para procesar una alta cantidad de información al mismo tiempo pero durante un lapso relativamente corto, de hecho, se desarrolla entre los 200 y 500 milisegundos. Los principales sentidos que trabajan en la memoria sensorial son los de la visión y el oído.

Los almacenes sensoriales más estudiados han sido los de los sentidos de la vista y el oído:

El almacén icónico:

Se encarga de recibir la percepción que corresponde a la memoria visual, la cual comprende un efecto de post imagen al conservarse en la memoria una serie de imágenes. En este almacén, la información recibida se mantendrá poco tiempo con el fin de identificar y crear una representación más duradera de la misma. Esta estructura es capaz de mantener nueve elementos aproximadamente por un intervalo de tiempo muy corto. Los que finalmente se transferirán a la memoria operativa o de trabajo serán aquellos a los que el usuario preste atención.

El almacén ecoico: 
Corresponde a la memoria auditiva, la cual comprende el reconocimiento de una serie de sonidos. Aquí se mantienen almacenados los estímulos auditivos hasta que el receptor haya recibido la suficiente información para procesarla definitivamente en la memoria operativa o de trabajo. La información recibida se mantendrá mayor tiempo que la icónica, con el fin de lograr la comprensión del lenguaje o de trabajo.

La información que recibimos a través de los sentidos, especialmente por medio de la vista y el oído, permanece por muy poco tiempo en nuestra memoria sensorial.

B. Memoria a corto plazo

También conocida como memoria operativa, se desarrolla cuando la información queda registrada a partir de la interacción con el medio. Aunque esta herramienta de obtención de información está disponible por más tiempo que por la memoria sensorial, la capacidad de absorber datos no supera los 7 elementos por cada 10 segundos

C. Memoria a largo plazo

La memoria a largo plazo es como un vivo almacén de información y nos referimos a esta cuando hablamos de la memoria en general. Es donde se almacenan las experiencias, los recuerdos vividos, lo que sabemos acerca del mundo, conceptos, estrategias de vida, etc., básicamente, allí reside todo lo que conocemos.

El cerebro humano no almacena los recuerdos en una única estructura. Por el contrario, los diferentes tipos de memoria se almacenan en regiones cerebrales diferenciadas. La MLP suele dividirse en dos grandes subtipos: La memoria declarativa (explícita) y la memoria procedimental o implícita.5

a) La memoria explícita/memoria declarativa.
 Tiene que ver con todos aquellos recuerdos que se encuentran conscientemente disponibles. Las estructuras cerebrales que participan en su codificación son el hipocampo, la corteza entorrinal y la corteza perirrinal, pero el almacenamiento de la información tiene lugar en otros lugares. La localización precisa de este almacén es desconocida, pero la mayoría de los estudios al respecto han propuesto a la corteza temporal como la ubicación más probable. La memoria declarativa, a su vez, se divide en:
  • Memoria episódica: Se refiere a los recuerdos relacionados con sucesos específicos vividos.
  • Memoria semántica: Se refiere a los conocimientos generales sobre el mundo (por ejemplo, el mecanismo del funcionamiento de un bolígrafo).
b) La memoria implícita/memoria procedimental.
Se refiere a la habilidad para realizar movimientos o utilizar objetos; por ejemplo, montar en bicicleta o utilizar un bolígrafo. Este tipo de información se codifica probablemente en el cerebelo y el cuerpo estriado.  Conexiones desde la amígdala cerebral hasta la corteza pre frontal, así como un número mucho más reducido de conexiones en el sentido opuesto.

Palabras Clave: Etapas, Fijación, Conservación, Evocación, Reconocimiento, Localización, Memoria a corto y largo plazo.

Descargar el archivo completo:
Descargar Word
DESCARGAR WORD


¡Comparte!: