Cosmógrafo Mayor del Virreinato del Perú


El cargo de Cosmógrafo Mayor del Virreinato del Perú fue el más importante puesto a nivel científico en el Virreinato del Perú.

En sus inicios, el Cosmógrafo Mayor era el encargado de confeccionar mapas y planos. Luego, se ampliaron sus labores para dar clases de matemáticas y navegación a los marinos que pasaban un tiempo en Lima, asignándosele posteriormente la Cátedra de Prima de la Universidad de San Marcos. Se considera que desde 1680 se encargaba de confeccionar un anuario con datos astronómicos, y se conocen ejemplares de este anuario desde 1708, llamado Conocimiento de los Tiempos. El puesto siguió existiendo después de la Independencia del Perú hasta 1878 así como el anuario, que fue cambiando de nombre a lo largo del tiempo. Los cosmógrafos más reconocidos del Perú son:

Diego Méndez de Segura

Diego Méndez de Segura (Zamora, 1475 - Valladolid, 1536) fue uno de los participantes en el cuarto viaje de Colón al Nuevo Mundo (1502) y autor, en su testamento, de una de las fuentes para el conocimiento de este viaje.

Nació, probablemente en Zamora, en 1475, aunque él solo se declaraba "castellano". Se educó en casa del Conde de Penamacor, en Portugal, con el que haría numerosos viajes. Entre 1492 y 1494 estuvo en Barcelona, donde fallecería su Conde protector. Diego pasó al servicio de los Colón.
Participó en el cuarto viaje colombino (1502) como Escribano Mayor de la Armada.

Su acción más notable es la que realizó a raíz del naufragio de la armadilla del Almirante en la bahía de Santa Ana (Jamaica). Los españoles quedaron aislados y Cristóbal Colón pidió a Méndez y a Bartolomé Flisco que tomaran dos canoas indígenas y trataran de alcanzar Santo Domingo para informar del naufragio y comprar una nave de socorro con la que poder salir de Jamaica. Para ello aprestaron dos canoas indígenas, y se trasladaron a la punta más oriental de Jamaica, con objeto de acortar la travesía marítima. Méndez escribió en su relación que “yo puse mi canoa a monte y le eché una quilla postiza, y le di su vela y sebo, y en la popa y proa clavé algunas tablas para defensa de la mar, que no se me entrase, como hiciera siendo rasa; y puse un mástil y su vela”. Los comisionados esperaron que la mar estuviera en calma e hicieron una primera tentativa que resultó frustrada, pues los indios atacaron las embarcaciones y tuvieron que regresar. Méndez preparó otra salida con más refuerzo de indios, barriles de agua y comida y en 1503 se embarcó en su canoa para cruzar las 34 leguas que le separaban de Santo Domingo. La travesía fue espantosa (murieron de sed y agotamiento casi todos los indios) y duró cinco días y cuatro noches, al cabo de los cuales alcanzaron la isleta de Navasa, situada a ocho leguas de la Española. Desde allí pasó a Cabo Tiburón y luego Méndez se dirigió a pie hacia Santo Domingo y encontró al Gobernador Ovando en la península de Jaraguá. El Gobernador no se apresuró a ayudarle, contra lo que era de esperar, pues temió que se tratara de una argucia de Colón para ir a la isla Española, que tenía prohibido tocar, pero convencido al fin de la situación real, autorizó a Méndez para ir a la capital. Allí compró la nave para socorrer al Almirante (1504), a quien afortunadamente había ayudado ya Ovando.

Méndez fue armado Caballero de la Espuela Dorada por Fernando el católico el año 1508. Volvió a las Indias al año siguiente, esta vez como Secretario y Contador del segundo almirante, don Diego Colón. En 1510 obtuvo una encomienda de 80 indios y en 1514 consiguió otro repartimiento de naturales. Fue siempre un criado fiel a la familia Colón. En 1517 se casó con Francisca de Ribera, que le dio dos hijos. Ese mismo año visitó la corte de Carlos I en Flandes para tratar algunos asuntos colombinos.

Finalmente, en 1522 alcanzó su sueño de ser nombrado Alguacil mayor de La Española. Enfermó e hizo testamento el 6 de junio de 1536 en Valladolid, ciudad en la que falleció el 8 de diciembre siguiente. Dispuso que en su sepultura se colocase una leyenda con sus servicios y “En medio de la dicha piedra se haga una canoa, que es un madero cavado en que los indios navegan, porque en otra tal navegó 300 leguas, y encima pongan unas letras que digan: canoa”.

Diego Méndez de Segura fue el encargado de transportar la Carta del Almirante a los Reyes Católicos, fechada en Jamaica el 7 de julio de 1503 (conocida como "Carta de Jamaica"). Pero además, en su testamento, otorgado en Valladolid en junio de 1536 (año de su fallecimiento), Méndez hace una relación del cuarto viaje de Colón, que Fernández de Navarrete publicó en 1825.
Lucas de Quirós
Sobrino del gran navegante portugués Pedro Fernández de Quirós, tomó parte en la expedición a la Australia del Espíritu Santo como alférez real. A la vuelta de ese viaje seguramente pasó a la capitanía General de Venezuela, territorio en donde solicitó y obtuvo una encomienda a la que renunció para tomar parte en el nuevo viaje de su tío Pedro Fernández de Quirós a la Australia del Espíritu Santo. En 1610 hizo las gestiones para pasar al Perú con su esposa María de Guevara. Con su tío y su primo Francisco. Es nombrado Cosmógrafo de la Mar del Sur, elabora mapas.

Juan Ramón Koenig

Juan Ramón Koenig (Malinas 1625, Lima 1709) fue un jesuita que tuvo el título de Cosmógrafo Mayor del Virreinato del Perú.

Era hijo de Hendrick Errois de Coninck y Johanna van de Grade. Fue discípulo de los matemáticos jesuitas Grégoire de Saint-Vincent y André Tacquet. Ingresó a la Compañía de Jesús y se fue al Perú en 1647. Desde 1655 fue capellán del Hospital del Espíritu Santo, donde Francisco Ruiz Lozano enseñaba matemáticas a los marinos. En diversas ocasiones lo reemplazó como profesor.
A la muerte de Lozano, en 1677, asumió la enseñanza en este hospital, siendo luego nombrado Cosmógrafo Mayor del Virreinato del Perú por el virrey Duque de la Plata, ocupando el puesto de Lozano. Fue nombrado Catedrático de Prima de Matemáticas en la Universidad de San Marcos en 1678.
Abandonó la Compañía de Jesús y se encargó de calcular las coordenadas geográficas de muchas ciudades y pueblos del Virreinato del Perú. Trazó los planos de las murallas de Lima en 1683 y dirigió su construcción. A su muerte, dejó una biblioteca escrita de 755 volúmenes. Se estima que publicó un anuario desde 1680 a 1708 con datos astronómicos, aunque no se ha hallado ningún ejemplar.

Francisco Ruiz Lozano

Francisco Ruiz Lozano, catedrático de Matemáticas y Cosmógrafo Mayor del Perú.
Francisco Ruiz Lozano (Oruro, 1607; Lima, 1677) Cosmógrafo Mayor del Virreinato del Perú. Estudió en el Colegio Real de San Martín en Lima. Viajó a México donde fue profesor de Matemáticas de la Universidad de México. Volvió en el séquito del Virrey Alba de Liste. Habiendo sido nombrado capitán de Infantería, enseñó matemáticas en el Hospital del Espíritu Santo a pilotos de la Mar del Sur en 1657. Fue mayordomo de este hospital. Nombrado General de la Mar del Sur, calculó las coordenadas de puertos, puntas, ensenadas y cabos más importantes del litoral del Virreinato del Perú. Fue nombrado Cosmógrafo Mayor del Perú en 1662 y desde ese año condujo la Cátedra de Prima de Matemáticas de la Universidad de San Marcos.

Pedro Peralta y Barnuevo

Pedro de Peralta Barnuevo, el Doctor Océano, retrato de Cristóbal de Aguilar, 1751, Lima, Museo de Arte de San Marcos.
Pedro de Peralta Barnuevo Rocha y Benavides (Lima, 1663 - Lima, 1743), fue doctor en derecho civil y derecho canónico, matemático, astrónomo, poeta, erudito, sabio y polígrafo peruano. Dominó los siguientes idiomas: castellano, latín, griego, francés, portugués, italiano, inglés y quechua y contaba en su biblioteca con obras que revelan una curiosidad omnímoda: Gramática, Poliorcética, 
Astronomía, Metalurgia, etc. Hijo de Francisco Peralta Barnuevo y Magdalena Rocha Benavides.
Como poeta ha dejado Lima fundada o conquista del Perú (1732), epopeya culta en octavas reales dentro del gusto barroco más culterano.

Escribió también obras dramáticas donde se aúnan la impronta calderoniana con un Neoclasicismo a la francesa: Triunfos de amor y poder, 1710; Rodoguna, 1718; Afectos vencen finezas, 1720.
Compuso, además, abundantes poemas de circunstancias, glosas, panegíricos, etc. Su Historia de España vindicada (1730) muestra, si no rigor crítico, sí una muy sólida erudición.

Llegó a ser Rector de la Universidad de San Marcos de Lima en circunstancias muy difíciles para la Universidad en 1715 y 1716. Fue miembro de Le Academia de ciencias de París a causa de haberse decidido a colaborar en una expedición geodésica franco-española muy importante, siendo el Jefe de la Expedición, comenzada en 1735, Charles Marie de la Condamine (París, 1701- id., 1774), naturalista y geógrafo francés. Se buscaba (y se hizo tras largos y muy cuidadosos trabajos), determinar la longitud del arco de meridiano realizándose, además, numerosas observaciones de la naturaleza de aquella zona.
En ella participaron como principales los españoles Antonio de Ulloa (Sevilla, 1716 – Isla de León, Cádiz, 1795) y Jorge Juan (Novelda, Alicante, 1713 - Madrid 1773).

Juan Rehr

Juan Rehr (Praga 1691, Lima 1756) fue Cosmógrafo Mayor del Virreinato del Perú.
Estudió en el colegio de la Compañía de Jesús de Praga. Ingresó a la orden de los jesuitas en 1709, e hizo profesión religiosa en 1728. Estuvo destinado en las misiones de los Moxos, en la actual Bolivia. Debido a sus conocimientos en construcción, fue requerido por los jesuitas de la provincia de Perú para que reparase sus templos y construcciones, encargándole el Arzobispo de Lima la reconstrucción de la catedral de la ciudad.

Fue nombrado Cosmógrafo Mayor por el virrey José Manso de Velasco en 1749, por lo cual se encargó de la Cátedra de Prima de Matemáticas en la Universidad de San Marcos. Publicó el anuario Conocimiento de los Tiempos desde 1750 a 1756.

Hipólito Unanue

José Hipólito Unanue y Pavón (o José Hipólito Unánue y Pabón) (*Arica-Perú, 13 de agosto de 1755 - † Cañete, 15 de julio de 1833), hijo de don Miguel Antonio Unanue y Montalivet (vasco) y doña Manuela Pavón y Salgado de Araujo (familia de origen español radicada en Arica, Perú). Fue médico, naturalista, meteorólogo, político, precursor peruano de la independencia, reformador de la medicina y fundador de una escuela médica muy relevante en la época, conocida como San Fernando.

Nació en la ribereña ciudad de Arica, el 13 de agosto de 1755, sus padres, don Antonio Unánue de Montalivert y doña Manuela Pavón de Montalivert y Salgado, descendientes directos de españoles peninsulares, no contaban con grandes recursos económicos; por el contrario, su padre -unos días antes del nacimiento- había quedado en las lindes de la miseria por la pérdida de una embarcación que constituía su única fuente de ingresos.

Por vinculaciones familiares con el clero, Unánue se inclina por el sacerdocio; en consecuencia, viaja a Arequipa e ingresa al Seminario de San Jerónimo en donde cursa Humanidades, Filosofía y Principios de Jurisprudencia.

Hacia 1777 se traslada a Lima donde pone de relieve, en poco tiempo, su verdadera inclinación: las Ciencias Naturales. Encontró el estímulo oportuno de parte de su tío, profesor de Anatomía dedicándose entonces, con ahínco y entusiasmo a la preparación para la carrera de médico, no muy promisoria en aquellos tiempos y en el medio en que le tocaría vivir. Pero, la necesidad de subsistir a sus propias expensas lo llevó a colocarse como preceptor en casa de don Agustín de Landáburu, uno de los más ricos hacendados de la capital. Aquí, el joven Unánue se fue relacionando con miembros de la alta sociedad limeña, que habrían de brindarle su amistad al descubrir en él los dotes brillantes que poseía y que cultivaba con tanta dedicación y esmero, y que iban a constituir más tarde su mejor clientela en el ejercicio de la medicina.

En 1783 se graduó de Bachiller en medicina, prestando juramento en diciembre de 1786 en la capilla de la Universidad de San Marcos, en cuyo profesorado ingresaba 2 años más tarde con la cátedra de "Método de Medicina". Contribuyó a la formación de la Sociedad de Amantes del País (1790), en cuya publicación, El Mercurio Peruano, empieza a escribir bajo el seudónimo de "Aristo". Los temas del Mercurio Peruano son diversos y de un interés notable. Unánue contribuye con artículos cuya importancia ideológica se anuncia en la "Idea General del Perú" aparecida en su primer número.

Creador del Anfiteatro Anatómico de la Universidad de San Marcos y lo inauguró el 21 de noviembre de 1792. Esta tarea cumplida terminó por encumbrarlo definitivamente dentro del ambiente intelectual limeño. Era por entonces una de las figuras más respetadas entre los estudiosos de la época. Al año siguiente es nombrado Cosmógrafo Mayor del Reino y edita la "Guía Política, Eclesiástica y Militar del Virreinato del Perú (1793 - 1797). En oposición a las teorías de los naturalistas europeos sobre las condiciones de la naturaleza americana, publicó "Observaciones sobre el clima de Lima y su influencia en los seres organizados, en especial el Hombre" (1805), que por sí solo constituyó una comprobación de la madurez intelectual de los peruanos. Atento a su prestancia, el virrey Fernando de Abascal solicitó su consejo, lo nombró Protomédico General el 29 de noviembre de 1807, y facilitó, con su protección, que se realizara el sentido anhelo de Unanue de crear y poner a funcionar la Escuela de Medicina. En un primer momento obtuvo la cesión del viejo hospital de Santa Ana, mientras se llevaba a cabo la construcción de un edificio propio. A sus propias expensas costeó por su parte, la dotación de enseres e instrumentos para el nuevo local que también contó con el apoyo altruista del gobierno, del alto clero y de familias y personas pudientes de la capital e interior del país. El virrey asistió dándole solemnidad al acto, a los primeros exámenes del curso de Anatomía, Fisiología y Elementos de Zoología. Para agradecer al mandatario su cooperación decisiva, se dio en llamar a la Escuela de Medicina, Escuela de San Fernando.

No obstante su proximidad al gobernante, colaboró en periódicos calificados de "oposición" como el Verdadero Peruano y El Satélite Peruano; y elegido diputado a Cortes por Arequipa, viajó a España y visitó al monarca para gestionar privilegios requeridos por el Colegio de Medicina; declinó el Título de Marqués; y para sí aceptó únicamente un óleo de la Virgen de la Asunción que el rey tenía en una salita, así como el nombramiento como Médico de la Real Cámara (1815). Asimismo, logró, que por Real Cédula del 9 de mayo de 1815 fuera aprobada la existencia del Colegio Médico de San Fernando. Regresa a Lima al año siguiente para dedicarse a sus tareas profesionales, docentes y asistenciales, pero, en busca de reposo, debe trasladarse a Cañete, desde donde -ya en 1820- vuelve a la capital, llamado por los sucesos que avecinan para la suerte del país: la próxima emancipación. A solicitud del virrey, actuó como secretario de la delegación que en Miraflores se entrevistó con los emisarios del General don José de San Martín. Proclamada la Independencia del Perú, Unanue ocupó el Ministerio de Hacienda.

Para el nuevo Congreso, Unanue es elegido representante por Puno y como tal es Comisionado para intercambiar ideas con el Libertador Simón Bolívar que recién había arribado. La labor de Unanue en el Congreso Constituyente fue infatigable y fecunda y con esa mística de servicio se dio por entero a participar en los trabajos de la comisión encargada de redactar el proyecto de Constitución de la República con otros miembros de la Cámara.

En enero de 1824, Unanue acude como médico al lado del Libertador Bolívar cuando éste se encuentra seriamente afectado de salud en el histórico sitio de Pativilca. Así, continuó con su carrera política en la nueva patria independiente hasta su muerte en Lima en 1833.

Hipólito Unanue fue de personalidad polifacética, como médico, físico y estadista. Su vida y obra, ampliamente conocidas a través de la historia, han concitado sumo interés entre historiadores y biógrafos, quienes han dado a conocer las sobresalientes cualidades personales y profesionales del recordado sabio y precursor de la independencia peruana.

En 1994 la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Federico Villarreal adoptó el nombre de "Hipólito Unanue" como homenaje a este ilustre médico y héroe peruano.

José Gregorio Paredes

José Gregorio Fernández de Paredes (Lima, Perú 19 de marzo de 1778 - Lima, 16 de diciembre de 1839). Fue un científico, epidemiólogo, médico y político peruano. Creador del Escudo Nacional del Perú.
Fueron sus padres Gregorio Andrés Fernández de Paredes y Bernarda Ayala de Cañoli. Estudió en el Colegio del Príncipe. Cursó matemática en el Colegio de la Buena muerte bajo la dirección de Francisco Romero, pasó luego a la Escuela de Pilotaje en 1794, para seguir estudios de Náutica, pasando más tarde al Convictorio de San Carlos y luego a la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, donde estudió diversas disciplinas y donde se graduó como médico en 1804.

En 1807 ocupó el cargo de segundo bibliotecario de la Universidad de San Marcos y examinador supernumerario del Real Tribunal del Protomedicato. En 1808 asumió como catedrático de Geometría y en el año 1809 la cátedra de Matemática. En 1810 fue el editor de la Gaceta del Gobierno de Lima y asumió como Cosmógrafo Mayor del Virreinato del Perú de 1815 a 1825 y de 1829 a 1839.

En 1813 viajó a Chile donde permaneció hasta 1815. Durante esta estadía escribió textos sobre anatomía y sobre los efectos de la peste viruela en Chile y el Perú. También presentó una proposición para la construcción de un anfiteatro anatómico, basado en el existente en Lima, además de cartillas de información y almanaques.

Regresó a Lima en 1815 recibiendo los grados de Licenciado y Doctor en Medicina. Al año siguiente asume la cátedra de Matemática.

Con la proclamación de la Independencia en 1821 formó parte de la Sociedad Patriótica de Lima y simplificó su apellido a Paredes, firmando de esta manera en adelante.

En 1822 fue nombrado diputado por Lima, siendo elegido posteriormente como vicepresidente del Primer Congreso Constituyente y presidente del mismo en 1825, recibiendo el grado de Benemérito a la Patria.
El mismo año presentó ante el Congreso el proyecto para reformar el Escudo Nacional, y contando con el visto bueno de Simón Bolívar, logró que se aprobara el 24 de febrero del mismo año. Este blasón, con una ligera modificación en cuanto al tamaño de los campos, es el actualmente vigente.

El año 1825 fue designado Encargado de Negocios ante el gobierno de Gran Bretaña y posteriormente Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario, en Gran Bretaña, Francia y los Estados Pontificios.
Regresó al Perú en 1828, donde fue nombrado Ministro de Hacienda durante el gobierno de José de La Mar.

En la última década de su vida se dedicó a escribir diversas obras. Volvió a asumir el Ministerio de Hacienda en 1838. Falleció en Lima en 1839.

Eduardo Carrasco

Eduardo Carrasco y Toro (Lima, 13 de octubre de 1779 - Lima, 16 de noviembre de 1865), Cosmógrafo Mayor del Virreinato del Perú.

Hijo de José Sanz Carrasco y Dolores Toro Valdez y Noriega. Estudió en el Convictorio de San Carlos y desde 1794 en la Academia Real de Náutica, por sus aptitudes para las matemáticas se le incorporó a la docencia en esta Academia, en la que fue nombrado segundo maestro en 1806. Fue denunciado anta la Inquisición por tener libros prohibidos y recomendar su lectura.

Fue puesto en prisión por preparar planos del litoral para la Expedición Libertadora en 1820. Concretada la independencia del Perú asumió la Secretaría General de Guerra desde la cual se formó la Armada Nacional del Perú. Fue miembro de la Sociedad Patriótica. Fue nombrado Comandante del Cuerpo de Pilotos y Director General de la Escuela Náutica en 1822. Como delegado de Huancavelica asistió como diputado al I Congreso Constituyente.

Fue nombrado Cosmógrafo Mayor del Perú en 1839 y profesor de Prima de Matemáticas en la Universidad de San Marcos. Redactó la Guía de Forasteros de 1841 a 1857.


... para  visualizar los gráficos, texto faltante y demás imágenes, puedes descargar el  archivo completo:


Descargar Word


¡Comparte!: