Guión para obra teatral - Curso de Arte I - creado por los alumnos

Archivado en:

Cierto día en un pueblo pequeño, alejado de la ciudad llamado Urcus Gregorio, su esposa Nati e hijo Julián de 15 años, se encontraban trabajando en la chacra.

Gregorio: Tendremos una buena cosecha, nuestras plantas están sanas y libres de maleza.
Nati: Tienes razón Gregorio, además si confiamos en nuestro Dios, todo nos saldrá bien.
Julián: Papá, mamá, no se preocupen que yo estaré pendiente de  toda la chacra, todas las tardes después de salir del colegio vendré a ver cómo va nuestra chacrita

Mientras conversaban de pronto vino un viento frio y a lo lejos se divisaba una mujer de apariencia muy hermosa y la vez misteriosa.

Nati: ¡Julián, Gregorio miren a esa mujer!
Julián: Debe de ser la bruja de la que mis amigos hablaban; corran – Gritó.

Al correr Julián tropieza sin que sus padres se percataran. La mujer misteriosa se le acerca.
Dévora: ¡Hola Julián! (en burla).

Julián: ¿Quién eres? ¿Cómo sabes mi nombre? (voz de temor).
Dévora: Eso por ahora no es de importancia, tengo una propuesta para ti, estoy segura que te interesará.
Julián: ¿Qué clase de propuesta? ¿Por Qué no muestras tu rostro?, déjame ir, no quiero nada de ti, se que eres una hechicera.

Dévora: En el interior del bosque hay muchos tesoros escondidos y necesito a alguien que me ayude a encontrarlos. Lástima que tus padres hayan dejado pasar esta oportunidad; ¿me acompañas?
Julián: No, no quiero nada, mis padres no me abandonarán, ellos están buscando ayuda ahora mismo, ¡Por favor déjame ir con ellos!
Dévora: ¿Estás seguro que no quieres venir?, mira que puedes tener mucho oro para que ayudes a tu familia y podrías vivir como todo un rey.
Julián: ¿Cómo un rey? ¿Ayudar a mis padres? (piensa)… ¡Esta bien, solo por esta tarde!
Dévora: ¡Sígueme!

 Después de caminar buen tiempo.
Julián: ¿Por qué caminamos demasiado? ¿Tan lejos es el lugar? Yo quiero regresar, además ya se está poniendo oscuro.
Devora: así es el bosque Julián, pero cuando llegues encontraremos el tesoro. Jajaja.
Julián: ¿Qué pasa por que te ríes?- al mirarla se dio cuenta de la horrible cara que tenia la mujer y que había sido engañada.

Por otro lado Gregorio y Nati ya habían llegado al pueblo a su casa donde estaba Esperanza, la otra hija que se había quedado cuidando la casa.
Nati: ¿Gregorio que vamos a hacer? Tú tienes la culpa por no haberte fijado en Julián (llorando)
Gregorio: ¡no me fije¡ yo tengo la culpa de todo saldré a buscar a mi hijo no regresare sin el.
Esperanza: ¡no!, ¡Espera papá! Yo conozco a una persona que nos puede ayudar, Doña Sofi, ella me contaba historias sobre esa mujer. ¡Vamos a verla!
Nati: ¡si tienes razón!, Doña Sofi sabe sobre este tipo de cosas, ella nos dirá que hacer. ¡Vamos rápido!

Ya en la casa de doña Sofi, después de haber tocado la puerta esperan ansiosos
Doña Sofi: hola doña Nati ¿que los trae por aquí?
Nati: venimos por su ayuda doña sofí, a mi hijo se le ha llevado una mujer que salió del bosque y no sé que le pudo pasar (voz preocupada)
Gregorio: por favor doña sofí ayúdenos.
Esperanza: doña sofí ayúdenos por favor mi hermano está en peligro
Doña Sofi: pasen, cuéntenme ¿Cuál es el problema? ¿Por qué tan preocupados?
Nati: creemos que una hechicera que salió del bosque tiene a nuestro Julián.
Doña Sofi: ya se de quien estamos hablando  si se trata del bosque
Esperanza: ¿de quién, quien es esa mujer? – interrumpió doña Sofi
Doña Sofi: es  Dévora, una mujer satánica, ¡según la leyenda!
Doña Nati: ¿tiene una leyenda? Por favor hay que hacer algo pero rápido no se que le pueda pasar a mi Julián.
Gregorio: díganos que debemos hacer.
Doña Sofi: primero deben saber de quién estamos hablando, resumiendo la leyenda en pocas palabras, esta mujer lleva a los niños hasta el fondo del bosque, para ofrecerlo como sacrificio al diablo. - los tres en coro: ¡¿qué?!
 Nati: ¡no puede ser!, mi Julián no pude estar pasando por esto, ¿ por qué a él?- Gregorio y esperanza la abrazaron, ambos también llorando sin poder decir palabra alguna.
Doña sofí: no lloren, Julián saldrá de esto, se los aseguro.

Todos la miran asombrados
Doña Sofi: esa mujer vive sola en el bosque y es la única que venera el mal, por lo tanto no tiene a nadie que le ayude.
Gregorio: entonces vamos todos en busca de Julián, si vamos todos, podemos dar con él y vencer a esa mujer.
Doña Sofi: no tan rápido, ella vive sola, pero tan bien es muy peligrosa.
Esperanza: ¿peligrosa? que tan peligrosa puede ser si vamos juntos en busca de mi hermano.
 Doña Sofi: tienes razón hija, la  unión hace la fuerza; conozco a una familia  que le pasó lo mismo que a ustedes les  está pasando.
Nati: ¿donde viven? Vayamos  a verlos, pueden que ellos  también nos ayuden. 
Doña Sofi: conozco la  casa síganme.

Los tres juntos   con  doña  sofí llegaron a la  casa de  la  familia; donde  les  abrió  una  señora
Catita: hola doña  Sofi, ¿qué te trae por  aquí?
Doña Sofi: hola Catita, seré  muy  breve, ellos son catita, Gregorio y su hija  Esperanza, perdieron a su hijo en  el  bosque. Una mujer  se la llevo
Catita: ¿Una mujer?
Doña  Sofi: Si,  la misma que  se  llevo a tu  hijo  hace tiempo.
Catita: aun  recuerdo  esos  terribles momentos  que  pasamos al pensar que  a mi  hijo le podría pasar  de  lo  peor pero  ahora  tendremos  que ir al  bosque; mi es…… - estaban conversando cuando entra  Felipe a  la  casa.
Felipe: Hola  mi  amor ya llegue aquí  está  la  leña que me pediste.
Catita: Felipe  deja  eso, estos  señores  necesitan de nuestra  ayuda
Felipe: (saludó  a  todos) ¿Que  paso? Hay tanto que hablar
Catita: Perdieron a  su  hijo en el  bosque; iras  al  bosque  junto  con  ellos  a buscarlo
Felipe: está  bien, en seguida vuelvo.
Catita: señores  dentro  de media hora saldrán  por  el  joven  Julián  ,esa bruja le teme al  agua! rescatemos  a su hijo!
Nati: Muchas  gracias ¡gracias a Dios!…. Todos estamos  llenos  de  esperanza.
Doña Sofi: Les dije  que  no se preocuparan pronto encontraran a su  hijo, ya  lo  verán.
Catita: tenemos  que  llevar  una cruz y un  palo cada  uno,  aunque  creo  que  no   hará  falta
Gregorio: Si, es  mejor  estar prevenido   ante  el peligro.
Doña Nati: esperanza; hijo tú  te  quedaras  aquí es  muy  peligroso no  iras con nosotros.
Esperanza: No  mamá quiero ir, en algo he  de ayudarlos!
Catita: Llevémosla, estará protegida y  nosotros.

Entra Felipe con seis recipientes  de  agua  bendita.
Felipe: aquí  esta, lleven consigo uno  cada uno!

 Mientras  ellos  realizaban los  preparativos en el  bosque. la hechicera  ya  había  atado de pies  y manos  a Julián y  le había colocado  en  una  especie de altar
Dévora: El momento  está cerca, ¡ja; Ja; Ja!,  pronto el señor (el diablo) recibirá mi ofrenda
Julián: ¡Auxilio! suéltame (gritando), mis  padres vendrán por mi te  lo aseguro  malvada bruja.

Ya en  el  bosque, todos estaban listos para  la  búsqueda
Gregorio: ¡Julián! ¡Julián! - gritaba al  mismo tiempo entraba mas  al bosque.
Felipe: ¡espera Julián! Es  mejor  que  vayamos  juntos así podemos espantarlos  entre  todos.
Nati: Si Gregorio, es  mejor  andar  juntos .ven esperanza  no  te  alejes mucho
Esperanza: si mamá

De pronto  se escucharon  gritos a las hojas
-¡Auxilio!
Gregorio: es Julián-mi  hijo está vivo!
Felipe: vamos, sigamos  al  sonido
Doña Sofi: mantengamos firmes con nuestros  planes y  agua bendita mientras corramos

 Ya  cerca del  lugar  donde  se encontraba Julián y  la hechicera
Gregorio: es aquí; puedo ver a  mi  hijo _dijo en  voz baja, mientras  se acercaba el  resto.
Felipe: no vayas muy alla, tenemos primero  que  idear un plan para liberar  a tu hijo sano y  salvo.
Doña Sofi: rosemos  el  agua  bendita por  todo  este  lugar, ella lo va a  oler y huira como una velocidad de un  rayo
Esperanza: Nati, Catita, doña sofí, nosotros  realizamos lo  que  dijo doña Sofi.
Gregorio: hagámoslo ya porque  esa mujer  esta afilando  un  cuchillo en  el  altar
Devora: ¡En honor  a  ti!  - decía mirando  al  cielo , con  un   cuchillo entre  las  manos .
Julián: déjame ir  se lo suplico (llorando desconsolado)
Dévora: ¿Qué  ese olor? Olfateando  con  la  nariz-maldita  sea ¡noo! Esa agua, agua bendita…
Dévora se  cae  al piso, Felipe se  le  había echado encima.
Felipe: Gregorio salva  a tu  hijo – decía mientras trataba de mantener fijamente contra el suelo a la hechicera.
Julián: ¡Papá! (asombrado)
Gregorio: hijo mío-  hemos venido por ti – mientras lo desataba.
Catita: Rápido corran hacia aquí, el agua y las cruces nos protegen.
Nati: Esto va por mi hijo – derramo toda el agua bendita sobre la bruja y Felipe
Catita: ¡Felipe corre hacia aquí!

DEVORA SE REVOLCABA EN EL SUELO Y NO DEJABA DE GRITAR POR CAUSA DEL AGUA BENDITA.
Devora: ¡Me las pagaran! – gritaba.

DEJANDO A DEVORA, AHORA LOS SIETE EMPEZARON A CORRER HACIA EL PUEBLO.

Gregorio: ¡Vamos, corran rápido!
YA EN EL PUEBLO, SANOS Y SALVOS EN CASA DE DOÑA SOFI.

Nati: Gracias a Dios y muchas gracias a ustedes.
Gregorio: Gracias doña Sofi, don Felipe, doña Catita.
Esperanza: Hermano, ¡Te quiero mucho! – abraza a su hermano.
Felipe: No agradezcan, estamos para ayudarnos.
Catita: Espero que esa bruja haya aprendido la lección.
Julián: Gracias a todos, en especial a ustedes mamá, papá y a ti hermana.
Nati: ¡Bueno ya! Dejemos ese tema de lado y en forma de celebración y agradecimiento, esta noche los esperamos a todos en nuestra casa, preparare una comidita por mi hijito – les decía a todos.
Doña Sofi: Alli estaremos todos Natita.
SE DESPIDIERON TODOS HASTA LA NOCHE. PADRE, MADRE HIJO E HIJA SALIERON ABRAZADOS Y LA VEZ MUY FELICES, RUMBO A SU HOGAR.

DESCARGAR ARCHIVO WORD



¡Comparte!: