El Perú y la falta de identidad nacional en los jóvenes.

Archivado en: ,

El Perú y la falta de identidad nacional en los jóvenes. 

En el Perú casi la mitad de la población peruana es indígena. El resto son mestizos (mezcla de blanco e indio) y de varias minorías: europeos, mulatos y asiáticos. Todos tienden a residir en áreas urbanas (7 de cada 10) y se concentran sobre todo en La Costa. En el aspecto social el Perú tuvo muchos contratiempos desde sus antepasados. Para constituir una comunidad nacional es necesario construir un sentimiento de comunidad. En el Perú no se dio, por el contrario, se dividió. A comienzos del siglo XIX, se logra la independencia pero con ella no se concretaron la igualdad ni la autonomía. La mayoría de la población pertenecía a un estrato social discriminado; y el estado estaba conformado únicamente por españoles y criollos. Esto abarca una gran consecuencia hasta el día de hoy.

Todos los peruanos tenemos una identidad nacional, pero no todos nos sentimos orgullosos de ella, vivimos en un determinado territorio administrado por leyes, pero en realidad, ¿vivimos verdaderamente identificados con nuestra nación? Obviamente no.
La identidad nacional es el conjunto de rasgos respectivamente asegurados, que se relacionan a cierta territorialidad, a la sangre y al origen, como una esencia imborrable formada por un pasado remoto. 

Los jóvenes actualmente mas se preocupan por copiar aspectos personales de otros países que de su propio territorio, se desintegran y muchas veces encontramos espíritus derrotistas, que se ha apoderado de todos, y no deja sentir orgullo de lo que en realidad somos actualmente. Nosotros los jóvenes somos el futuro del país, hacemos el país, lástima, que las ambiciones sean pobres, por tanto el futuro que nos espera es bastante incierto. 

A parte de ello, hasta el día de hoy existe la desigualdad por causas raciales, las que nos condenan a un estado juvenil desunido y con una fuerte exclusión social. Esto viene a consecuencia de que en épocas anteriores, la mayoría de la población pertenecía a un estrato social dividido; y el estado estaba conformado por una clase social alta. ¿Cómo puede ser posible que nos discriminemos entre jóvenes peruanos? Somos una sola nación, los Costeños, serranos y selváticos, deberíamos sentirnos orgullosos de lo que somos. Debemos entender que todos somos iguales, tenemos la misma inteligencia, la misma capacidad, los mismos sueños, los mismos derechos, somos personas aunque el color de nuestra piel sea diferente y el lugar de donde procedamos también. 

Otro problema es la globalización que es un término usado en los últimos tiempos, tiene un alto acontecimiento en lo que respecta a la formación de la identidad nacional. A pesar de que este fenómeno abarca a todos los países, impone los modelos de los países más desarrollados, lo cual genera la idea, reflejada con mayor notoriedad en los jóvenes, de que las tendencias extranjeras son siempre mejores que las propias. Ello produce que nos alejemos más de nuestras tradiciones y costumbres, y adoptemos otras que nos hacen ser supuestamente mejores. 

Hay una imagen al espejo: los peruanos somos perdedores” Es esta una grave consecuencia intrínseca con la que cargamos todos, y es más notoria en los jóvenes que no quieren aceptar sus costumbres nacionales, tratan de imitar a otros países, un ejemplo muy claro es en la música, en la forma de vestir, hasta en la manera de hablar. ¿No creen que deberían ser únicos y no copiarse de otros? Chicos ¿qué pasa? Somos peruanos. 

No se han puesto a pensar ¿por qué a tantos que extranjeros les encanta el Perú?, su música sus costumbres, su gente, nosotros no somos perdedores al contrario somos campeones por que surgimos en un país maravilloso, al cual debemos brindar todo el amor que podamos. 

¿No creen que deberíamos madurar y pisar tierra? Abran los ojos y se darán cuenta de la asombrosa tierra en donde nacieron, tenemos inmensas riquezas como para estar preocupándose en vestirse como en los países extranjeros en comer comidas que no son propias de nuestro país, en discriminarnos entre nosotros, como dijo el historiador-estudioso Antonio Raimondi (el Perú es un mendigo sentado en un banco de oro) Y será así hasta que le demos la valoración que merece, hasta que nos sintamos parte de nuestra cultura y comprometidos con ella. Finalmente, debemos dejar un poco de lado el ¿quién soy yo? y preguntarnos ¿quiénes somos? 

Somos dueños de grandezas y de un pasado que no nos deja surgir. Un pasado que muchas veces pretendemos olvidar y dejar de lado. 
Para llegar a obtener un cambio real es necesario modificar nuestro modo de pensar. Debemos dejar de vernos como perdedores y dejar de sentirnos superiores o inferiores. Solo cuando dejemos de cargar con las consecuencias de nuestro pasado podremos tener una triunfante vista del futuro. Tenemos lo necesario para conformar un país desarrollado, pero nuestros prejuicios y complejos nos lo impiden. Somos jóvenes tenemos toda una vida por delante y si de verdad nos sentimos peruanos de corazón seremos maravillosas personas y ejemplo para nuestras futuras generaciones. 

Autor: Karina Chumacero Jibaja 


¡Comparte!: